Por qué la deshidratación es tan peligrosa

El agua es el solvente universal. Lleva nutrientes y hormonas al cuerpo pero, ¿qué pasaría si dejaras de tomarla? He aquí el por qué la deshidratación es tan peligrosa.

El agua es el ingrediente más subestimado para una vida sana.

Quizás más de nosotros beberíamos suficiente agua si entendiéramos su importancia. Hace mucho más que mantenernos hidratados ¡es crucial para cada función fisiológica en nuestros cuerpos!

Se recomienda que bebamos ocho vasos de agua al día, pero muchos de nosotros no logramos esto.

Sin embargo, no obtener suficiente agua puede significar más que deshidratación, puede conducir a un gran compromiso en nuestra salud.

Cuando lo piensas, hay una razón por la que podemos pasar semanas, incluso meses, sin comida, pero sin agua, nuestros cuerpos pueden perecer en cuestión de cinco a siete días.

Quizás esto se deba a que el agua (H2O) es la molécula más abundante en el cuerpo y representa hasta el 65% del cuerpo humano adulto.

Es la base de nuestros fluidos corporales, libera nutrientes y hormonas en todo el cuerpo, regula la temperatura corporal, alivia el dolor articular y proporciona lubricante a nuestros tejidos, órganos y ojos.

¿Qué le sucede a nuestro cuerpo cuando no tenemos suficiente agua?

Cuando no tomamos agua, comenzamos a experimentar signos muy evidentes de deshidratación: boca seca, orina oscura con un fuerte olor y piel seca.

Este es el intento del cuerpo de conservar fluidos y sobrevivir

Si bien estos síntomas no son mortales, son un signo al no alcanzar nuestro potencial físico. Después de esto, comenzamos a experimentar problemas de baja energía e incluso digestivos.

Si llevamos las cosas demasiado lejos, después de un día o dos completos sin ningún tipo de fluido dejamos de orinar, tenemos problemas para tragar e incluso experimentamos espasmos musculares y náuseas.

Si no estás bebiendo suficiente líquido en un día determinado, es probable que te encuentres con una mala digestión y problemas cerebrales y de la piel debido a la interrupción del flujo sanguíneo al tracto digestivo, al cerebro y la piel.

El cuerpo estaría concentrándose en órganos vitales solo para mantenerte con vida.

De esta forma… lo mejor que debemos hacer es justamente: beber agua.

Sin embargo, no todas las fuentes de agua están limpias, incluso el agua supuestamente limpia del grifo puede contener metales pesados dañinos y productos químicos.

El agua de pozo también puede estar llena de minerales inorgánicos tóxicos que pueden dañar el cuerpo.

Las pruebas realizadas han encontrado que algunas aguas de pozo contienen metales como cadmio, cromo, plomo y minerales más nocivos.

Es aquí donde el servicio de agua purificada a domicilio puede ser una vía de solución si tu hogar no cuenta  con un agua potable bebible.

Por otro lado la cantidad recomendada es, como ya lo mencionamos, beber alrededor de ocho vasos por día.

Sin embargo, esto puede variar según el peso, la edad y muchos otros factores.

En general, si estás consumiendo alimentos 100% integrales y sigues una dieta de tipo Paleo, probablemente entonces deberás incrementar tu contenido de agua ¡y esto será útil!

Además, los minerales son algo a considerar. Simplemente no es suficiente beber agua, el agua que bebes debe equilibrarse con minerales y electrolitos.

Así que bueno, vale la pena considerar la calidad y cantidad de agua que consumes precisamente para evitar una deshidratación.

Date una vuelta por: YouTube, Bonafont, El Universal