Los tamales de elote un manjar del dios del maíz

Los tamales de elote es un tipo de tamal de temporada y mágico que se hace con maíz fresco.

En Ecuador, Perú y Colombia se les llama humitas, rellenos de queso y se pueden considerar como una comida. En Brasil se los llama pamonhas, vendidos en tiendas o por vendedores ambulantes y a veces mezclados con coco.

En México se los conoce como Tamal de Elote y no están rellenos.

A diferencia de Ecuador, México normalmente no los vende en restaurantes como parte de la comida, sino que se los considera una comida callejera o un refrigerio.

En Guatemala he probado un atole (bebida espesada de maíz) que tenía el sabor exacto de este dulce tamal.

Cualquier puré de maíz cocido en una cáscara de maíz se llama tamal: dulce o salado, cocido al vapor o al horno, cocido en un pozo o bote subterráneo. También se puede envolver en hojas de plátano.

Todos estos tienen su origen en Mesoamérica, principalmente con los aztecas y se entiende como una comida de celebración en donde La Navidad es la fiesta en donde muchas comunidades la incluyen en sus celebraciones.

Estos se hacen con granos de maíz fresco en oposición a los tamales que están hechos con masa de maíz que se hace con maíz seco que se ha convertido en una masa.

Aunque la masa se usa principalmente para preparar tamales salados, puedes encontrar versiones dulces llamadas “tamal de fresa, piña, con nuez”, etc.

Ten en cuenta el color del maíz el cual es blaquecino es un maíz dulce blanco que no es tan dulce como el maíz dulce amarillo estadounidense.

Para hacer tamales de elote, el maíz tiene que ser recién cortado para tener toda la “leche” natural en él.

Para comenzar, es necesario quitar las hojas y guardarlas porque se usarán más adelante, se desgrana quitando los granos de la mazorca de maíz, pero debes ser muy cuidadoso.

Necesitas un cuchillo filoso y pesado para cortar lo suficientemente profundo como para atravesar las primeras capas de cáscaras pero no tan profundo como para cortar la mazorca real.

Las primeras pocas cáscaras son composta, las siguientes 4-6 funcionan como envoltura de tamal y las que aún se ven adjuntas a continuación también serán composta.

Quitar los granos funciona mejor si usas un gran contenedor grande porque los granos volarán a todas partes y por supuesto, cuida tus dedos.

Para facilitar la tarea de la molienda, lo mejor es tener un molino, ya sea manual o automático hará las cosas mucho más fáciles. Si no tienes un molino, también puedes usar un procesador de alimentos, solo asegurate de no hacerlo puré.

La consistencia de la masa se reflejará en la textura del tamal, no en el sabor. Una vez que todo el maíz se muele, se agrega azúcar, polvo de hornear, mantequilla derretida (o manteca de cerdo) y sal.

En este punto, si tu mezcla parece muy seca, siempre puedes agregar un poco de leche.

Una vez que hayas seleccionado las hojas más grandes puedes comenzar a verter la mezcla. Si tu hoja es grande, usa solo una hoja. También puedes usar dos hojas a la vez.

Los tamales se cocinarán en una olla de vapor. Mientras los armas, colócalos en la olla. La olla debe tener el vaporizador en la parte inferior junto con el agua, pero no debe encenderse.

Al vapor, las hojas perderán su color verde. Esta es también una buena forma de saber si están siendo cocinados y cuándo estarán listos.

En general, este es el proceso más común y tradicional, sin embargo, no dejes de visitar las variadas opciones que ofrece Kiwilimon para hacer unos espectaculares tales de elote para tu familia y porque no, para tus invitados especiales también.

FUENTES: KiwiLimon.com, YouTube Vicky Receta FácilWikipedia