La diversión experiencial de la publicidad con el tema de la comida

Ahora bien, en el mundo de la publicidad el reto de ser creativo implica crear cosas a veces de la nada y a veces justo con lo que tienes frente a ti.

Y eso lo convierte en un reto que puede ser divertido en su proceso… siempre y cuando te agrade lo que haces.

Entonces, la próxima vez que estés cocinando un evento de mercadotecnia experiencial para generar publicidad exterior, tradicional o digital, considera estas 7 formas para recordarle a la gente que la comida debe ser divertida.

1) Juega al Gourmet

La elevación de alimentos simples al ámbito gourmet siempre es una excelente forma de sorprender y deleitar. Por ejemplo, cuando tienes que encontrar la forma de cerrar la brecha entre la edad adulta y la infancia.

Así que convertir por ejemplo una cocina en un campamento significaría en tener el malvavisco glaseado con caramelo y el cacao entre galletitas calientes. Un reto que resulta ser divertido.

2) Diccionarios

Obtener un diccionario de sinónimos y rimas o simplemente estudia homónimos.

El juego de palabras de calidad es esencial para combinar con las marcas. Y te hace comer más, porque no solo estás comiendo alimentos, estás comiendo una idea.

Que tal llevar esta idea a un lugar donde se concentra la gente y les pides que disfruten de algunos (juego de palabras), dejen sus trabajos y firmen con (juego de palabras con el nombre de la empresa en cuestión).

3) Verifica el Calendario

Tenemos asociaciones profundamente establecidas entre ciertas comidas y épocas del año.

Pero cuando las personas se alimentan a sí mismas, a menudo no tienen la oportunidad de jugar con esas asociaciones.

Por lo tanto, te recomendamos tomar esas expectativas y transformarlas en un experiencia como el llevar una masiva casa de jengibre con la marca de la empresa.

4) Hablando de “grandezas”

Recuerda siempre lo que amas, lo que aman aún más es realmente una gran comida. Podemos decir eso con confianza, si sirves por ejemplo un pastel de bodas masivo en un importante centro o parque justo para promocionar un producto para las bellas novias convertidas en “Bridezillas”.

Aquí puedes pensar en disfrazar con la marca a “hombres de leche” mientras se sirven leche y galletas junto a un rebanada de pastel.

5) Con sabor a nostalgia

Un poco de nostalgia le va bien a este negocio. Y si puedes encontrar un nuevo giro en el pasado, bueno, ese es el punto ideal.

6) Hazlos trabajar para conseguirlo

Hay algo más sabroso sobre la delicia ganada. Es por eso que recomendamos dar a los consumidores la oportunidad de ganar su propia comida.

Esa puede ser una deliciosa filosofía, por ejemplo, si estas promocionando nuevos batidos puedes pedirles a los participante que aprovechen la oportunidad de subirse a, por ejemplo, unas bicicletas para mezclar sus propios batidos a punta de pedal.

7) Cocina codificada por colores

Nunca olvides que la comida parece tan importante como lo que sabe. Los alimentos coordinados por un color ofrecen una oportunidad imperdible para llamar la atención y reiterar la marca del cliente.

Por ejemplo, el arreglo de palomitas de maíz gourmet en los anuncios publicitarios de MasterChef Junior fue cuidadosamente codificado por colores naranja, blanco y marrón chocolate.

Esa es la verdadera cohesión de la marca de de kit a kernel.

Para saber más: YouTube, IMU, Merca20