El negocio de la Sra. Gilda

Trabajo en una consultoría con unas vecinas, las conozco desde hace mucho, sobre todo porque nuestras abuelitas son comadres, hace poco a la Sra. Gilda se le ocurrió la idea de hacer una escuela de regularización donde cada uno de sus hijos diera alguna matería, ella tenía a Violetta que tenía una certificación de inglés, Marco que era ingeniero y a Luis quien estaba recién empezando la carrera de contador pero que al parecer era bueno con la historia.

Ella era dueña de la consultoría, le gustaba iniciar negocios y esta escuela de regularización tenía toda la intención de ser otro, adaptó un local que le rentaron un poco más barato puso unos salones, compró bancas y como pudo improviso una escuela.

Fuentes: UNITIPS y La Jornada

Las clases serían en la tarde porque la mayoría de sus hijos trabajaban medio tiempo además de que le iba a funcionar mejor si el horario no era en horario escolar, eso simplemente hubiera sido una mala decisión y la Sra. Gilda era muchas cosas pero tonta no era una de ellas.

Comenzó a hablar a las vecinas sobre eso y de boca en boca funcionaba sobre todo porque ella más o menos sabía qué edad tenían sus hijos, igual si esto le funcionaba hasta se animaba a expandirlo pero por el momento el lugar a conquistar era su colonia.

Le pidió a su hija que pusiera en un cartel amarillo fluorescente lo siguiente “Convocatoria unam 2019 primera vuelta” sabía que muchos de los sueños de los muchachos estaban en esas importantes universidades, no cobraba muy caro además ella cobraba justo el precio pero le hacía pensar a las demás que hacía descuento y eso nunca fallaba.

El famoso primer día de clases llegó, decoraron las aulas con globos y carteles de foami diciendo “Bienvenidos”, los hijos se les veía nerviosos y es que yo supiera nunca habían dado clase pero su mamá les tenía muchísima fe.

Al parecer el primer día todo salió bien, como eran de esas dinámicas para “romper el hielo” no hay que tomarse todo muy en serio y el propósito es que todos estén cómodos incluyendo los nuevos profesores, al final de la semana todos estaban bastante satisfechos aunque no se había hecho un plan de estudios de todas las materias para regularizar por lo que se empezó a notar.

Los niños se desesperaban, las mamás se quejaban y eso que para ese momento no había pasado ni un mes de abierta la escuela. La Sra. Gilda tomó el toro por los cuernos como dicen y se puso a platicar con sus hijos sobre el proyecto, cada uno le confesó que no querían estar ahí o que no les molestaba siempre y cuando recibieran una remuneración económica.

Vídeo: YouTube

Resultado de imagen para studying group

Se sorprendió un poco porque nunca pensó que ellos dirían esas respuestas pero ya que estaban a la luz no se podía dar el lujo de omitir los comentarios. Entonces les pidió que la aguantaran un poco para conseguir maestros que en verdad quisieran enseñar.

Contrató profesores preparados y la escuela de regularización tuvo un segundo aire mucho mejor que su torpe inicio a ella le parecía muy interesante entonces siguió investigando en UNITIPS más cosas sobre preparación de los exámenes.