¿Cómo se diagnostican los dolores de cabeza secundarios?

Si hay tiempo, el diagnóstico de cefalea secundaria comienza con un historial completo del paciente seguido de un examen físico y pruebas de laboratorios y radiología, según corresponda.

Sin embargo, cuando te está frente a una crisis, el médico puede decidir tratar una causa específica sin esperar las pruebas para confirmar el diagnóstico.

Por ejemplo, un paciente con dolor de cabeza, fiebre, rigidez en el cuello y confusión puede tener meningitis.

Dado que la meningitis puede ser rápidamente mortal, se puede iniciar la terapia con antibióticos antes de los análisis de sangre y realizar una punción lumbar para confirmar el diagnóstico.

Puede ser que finalmente se encuentre otro diagnóstico, por ejemplo, un tumor cerebral o una hemorragia subaracnoidea, el beneficio de los antibióticos tempranos supera el riesgo de no administrarlos rápidamente.

¿Cuáles son los exámenes y pruebas para los dolores de cabeza secundarios?

El contar con un historial del paciente aunado aun examen físico ayuda a dar las primera pautas para determinar la causa de los dolores de cabeza llamados secundarios.

Por lo tanto, es extremadamente importante que los pacientes con un dolor de cabeza nuevo y severo busquen atención médica y le den a su profesional de la salud la oportunidad de evaluar su condición.

Las pruebas que pueden ser útiles para hacer el diagnóstico de la enfermedad subyacente que causa los dolores de cabeza dependerán de la evaluación del médico y de qué enfermedad o lesión específica se considera la causa de los dolores de cabeza (el diagnóstico diferencial).

Las pruebas comunes que se consideran incluyen las siguientes:

  • Análisis de sangre
  • Tomografía computarizada del cuello;
  • Imágenes de resonancia magnética de la cabeza y
  • Punción lumbar

Las pruebas específicas dependerán de los posibles problemas que el profesional de la salud y el paciente quieran abordar.

  1. a) Análisis de sangre

Los análisis de sangre proporcionan información útil en asociación con el historial y el examen físico para obtener un diagnóstico.

Por ejemplo, una infección o inflamación en el cuerpo puede causar un aumento en el recuento de glóbulos blancos, la velocidad de sedimentación globular o la proteína C reactiva.

Estas dos pruebas son muy inespecíficas, es decir, pueden ser anormales con cualquier infección o inflamación, y las anomalías no apuntan a un diagnóstico específico de la causa de la infección o inflamación.

Se pueden usar análisis de sangre para evaluar el desequilibrio electrolítico y una variedad de otros problemas potenciales que involucran órganos como el hígado, los riñones y la tiroides.

Resultado de imagen para detectar desequilibrio electrolitico

Las pruebas de toxicología pueden ser útiles si se sospecha que el paciente abusa del alcohol o la prescripción u otras drogas de abuso.

  1. b) Tomografía computarizada de la cabeza

La tomografía computarizada puede detectar sangrado, hinchazón y algunos tumores dentro del cráneo y el cerebro. También puede mostrar evidencia de un derrame cerebral previo.

Con la inyección intravenosa de contraste (angiograma), también se puede usar para observar las arterias del cerebro en busca de aneurismas.

  1. c) Resonancia magnética de la cabeza

La resonancia magnética puede mostrar la anatomía del cerebro y las capas que cubren el cerebro y la médula espinal (meninges).

Es más preciso que la tomografía computarizada. Este tipo de exploración no está disponible en todos los hospitales.

Resultado de imagen para tomografía computarizada

Además, lleva mucho más tiempo realizarlo, requiere que el paciente coopere manteniéndose quieto y requiere que los pacientes no tengan metal u objetos de metal en su cuerpo.

  1. c) Punción lumbar

El líquido cefalorraquídeo, se puede obtener con una aguja que se inserta en la columna vertebral en la parte inferior de la espalda.

El examen del líquido busca infecciones (como meningitis debido a bacterias, virus, hongos o tuberculosis) o sangre por hemorragia.

En casi todos los casos, la tomografía computarizada se realiza antes de la punción lumbar para asegurarse de que no haya sangrado, hinchazón o tumor dentro del cerebro.